@ Vincent Ferrane

Kristen Stewart, sin miedo al peligro

La hemos visto crecer en la pantalla desde antes de que la saga vampírica Crepúsculo la convirtiera en un ídolo para millones de adolescentes de todo el mundo. Ahora, con 30 años, puede presumir de haber dado el paso a la edad adulta convertida en una actriz de prestigio y en una incipiente directora de cine.

Kristen Stewart (Los Ángeles, 9 de abril de 1990) puede presumir de ser la primera actriz estadounidense que ha ganado un César (por Clouds of Sils Maria) y de que sus películas hayan recaudado en todo el mundo casi 4.500 millones de dólares. No está mal para alguien que parecía estar destinada a ser únicamente la protagonista –entre 2008 y 2012- de los taquilleros cinco filmes de Twilight. “Soy muy afortunada de haber tenido esa experiencia. Aprendí un montón de Crepúsculo y me ha hecho la persona que soy”, asegura.

Debutó siendo una niña en The Flintstones in Viva Rock Vegas (2000), pero no fue hasta dos años más tarde cuando consiguió su primer éxito dando vida a la hija de Jodie Foster en Panic Room. En 2010, encarnó a la estrella del rock Joan Jett en The Runaways, cosechando críticas entusiastas por su trabajo. Ese mismo año, ganó el premio a la mejor actriz en el Milan International Film Festival por Welcome to the Rileys. Después de Snow White and the Huntsman (2012), Kristen prefirió centrarse en el cine independiente y en trabajos que le reportaran prestigio como actriz. Lo consiguió con Still Alice (2014); Clouds of Sils Maria (2015) y Personal Shopper (2016), de Olivier Assayas; Billy Lynn’s Long Halftime Walk (2016), de Ang Lee, y Café Society (2016), de Woody Allen.

“Woody Allen es muy honesto y un cineasta con el que cualquiera querría trabajar. Al comenzar el rodaje creí que me odiaba. En realidad, solo intenta ponerme a prueba. Él sabe que es gracioso, pero no es el tipo de director que sobreprotege a los actores solo porque estos sean unos capullos”, cuenta Stewart. 

También ha sido el rostro de campañas publicitarias de Balenciaga y Chanel, ha aparecido en videoclips de The Rolling Stones e Interpol y ha dirigido el cortometraje Come Swim y un vídeo para el grupo pop Chvrches.

A finales del año pasado volvió al cine de entretenimiento con Charlie’s Angels. Aunque más interesante es Seberg, el retrato que hace de la actriz Jean Seberg, fallecida en extrañas circunstancias tras ser difamada por el FBI por su apoyo al movimiento Black Panther. “La historia de Jean Seberg me conmovió. Sentí que era una película necesaria que la gente debía ver. Me pareció un escándalo que tenía que ser conocido”.

Su nueva película es el thriller de ciencia ficción Underwater. Entre sus próximos proyectos están la comedia de amor lésbico Happiest Season y un filme sobre la mujer más importante de la Generación Beat, Joan Vollmer. A Kristen Stewart no le asusta el riesgo.

¡Suscríbete!
Recibe nuestra Newsletter

La revista premium para gente como tú