@ Martin Kraft

Christian Bale, a toda velocidad

Aunque nació en Gales, se considera inglés. Su madre era artista de circo y su padre empresario, piloto comercial y gerente de talentos. Pasó su infancia en Gales, Inglaterra y Portugal y esos constantes cambios de residencia han tenido una gran influencia en su carrera. Actualmente tiene en cartel Le Mans ’66.

Christian Bale (30 de enero de 1974) empezó haciendo anuncios publicitarios y trabajando en televisión cuando aún era un niño. Pero fue su interpretación en Empire of the Sun (1987), de Steven Spielberg, la que lo colocó en órbita. A pesar del reconocimiento obtenido, pensó en dejar la actuación, presionado por el acoso de la prensa y de sus compañeros de clase, hasta que Kenneth Branagh lo convenció para que aceptara intervenir en Henry V (1989). “Las chicas me perseguían, los chicos solo querían pegarme”, recuerda.

Tras una década interpretando papeles secundarios (Little Women, The Portrait of a Lady, Velvet Goldmine, A Midsummer Night’s Dream…), se consagró como actor dando vida al asesino en serie de la polémica American Psycho (2000). Conocido por su concienzudo método de trabajo, perdió 28 kilos para protagonizar The Machinist (2004) y, en menos de seis meses, ganó 45 para encarnar a uno de los personajes emblemáticos de su carrera: Batman. Con el director Christopher Nolan rodó la que quizá sea la mejor serie de filmes sobre un superhéroe, Batman Begins (2005), la extraordinaria The Dark Knight (2008) y The Dark Knight Rises (2012).

“Fue muy importante. Ha sido la única vez que he interpretado un personaje tres veces. Las películas de Batman cambiaron mi vida y cambiaron mi carrera”, cuenta la estrella. Y no le falta razón porque, a raíz del éxito de crítica y de taquilla, de aquellas tres películas, comenzó su mejor periodo profesional. Ganó un Óscar y un Globo de Oro como mejor actor secundario por The Fighter (2010) y volvió a ser candidato al premio de la Academia de Cine de Estados Unidos con American Hustle (2013), The Big Short (2015) y Vice (2018), en la que interpretó al vicepresidente de EE.UU. Dick Cheney –de nuevo, con un asombroso cambio físico-. Por esta última, ganó su segundo Globo de Oro.

“Cheney es un hombre con una atracción pura por el poder, brillante para manipular las dinámicas gubernamentales. Transformarme en él fue una tarea impresionante, en términos de encontrar la apariencia, pero sobre todo encontrar la esencia, sin querer hacer una imitación”, ha comentado en alguna ocasión Bale.

Con Matt Damon como compañero de reparto, su último filme estrenado es Le Mans ’66 (también conocida como Ford v Ferrari en algunos países), que cuenta cómo Ford intenta construir un nuevo automóvil que pueda derrotar a Ferrari en las 24 horas de Le Mans de 1966. Christian Bale continúa su carrera estelar sin dejar de pisar el acelerador.

¡Suscríbete!
Recibe nuestra Newsletter

La revista premium para gente como tú