© Lars Crommelinck

Billie Eilish, entre los sueños y las pesadillas

Justo cuando estábamos cerrando los contenidos del número 033 de The ShowRoom Mag, saltó la noticia: Billie Eilish, con solo 17 años, ganaba tres premios MTV y se consagraba como la revelación de 2019 en todo el mundo. Y eso, unido a que no conseguimos arrancar de nuestras meninges su trallazo Bad Guy, nos ha llevado a dedicarle nuestra página principal de música.

Pero, ¿quién es esa chica?

Nació en diciembre de 2001, en Highland Park, Los Ángeles. Es cantante, compositora, modelo y bailarina. Debutó en 2016 con el sencillo Ocean Eyes y al año siguiente ya publicó un EP, Don’t Smile at Me, que fue Top 15 en varios países. Pero ha sido en 2019 cuando ha roto todas las previsiones. Su primer álbum, When We All Fall Asleep, Where Do We Go?, ha sido número uno en EE.UU., Reino Unido, Canadá y Australia y contiene nada menos que cuatro singles de éxito, uno de los cuales, Bad Guy, también ha alcanzado el número uno en Estados Unidos.

Cuando todos nos dormimos, ¿adónde vamos?

Bajo el intrigante título de su primer álbum encontramos canciones que Billie ha coescrito con su hermano, Finneas O’Connell, quien también se encarga de la producción. En el disco hay pop, avant-pop y electro, además de influencias del hip hop y de la música industrial. Los críticos han alabado su temática (impregnada de angustia existencial adolescente), la cohesión de sus composiciones y la etérea voz de su creadora. La MTV ya le ha concedido tres galardones: Mejor Artista Nuevo, Artista con más proyección del año y Mejor Edición por el videoclip de Bad Guy.

Batiendo récords

Es la primera artista nacida en el siglo 21 que llega al número uno en álbumes en su país y la más joven que lo consigue en Gran Bretaña. También es la mujer que más canciones ha colocado simultáneamente en la lista oficial de ventas de Estados Unidos: catorce en total. No hay duda de que ya es un referente musical en todo el mundo.

¿Cómo es ella?

Parece que Billie es una chica bastante especial. Aunque asegura que nunca ha fumado ni consumido drogas, padece el síndrome de Tourette, parálisis del sueño, sinestesia (una variación no patológica de la percepción humana) y crisis depresivas. Participó en uno de los anuncios de la Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio, con los que se pretende concienciar sobre la importancia de la salud mental. En el vídeo habla directamente a sus fans, animándolos a que pidan ayuda si la necesitan:

“Cuando la gente escucha ‘acuérdate de cuidar tu salud mental’, piensa que todos los demás lo hacen, y eso no es del todo exacto. Pedir ayuda no te hace débil, pedirle a un amigo que vaya a un terapeuta no lo hace débil. Deberías poder pedirle ayuda a cualquiera”.

Pero no todo es tan raro. Entre sus influencias musicales cita a The Beatles y a Lana del Rey. Menos mal.

 

 

¡Suscríbete!
Recibe nuestra Newsletter

La revista premium para gente como tú