© Gage Skidmore

Ana de Armas, con licencia para deslumbrar

Nació en Cuba, el 30 de abril de 1988, pero fue el país de sus abuelos, España, el que le dio sus primeras oportunidades como actriz con la película Mentiras y gordas y la serie de televisión El internado.

En 2014 decidió instalarse en Hollywood, donde se ha convertido en una de las actrices hispanas con más futuro. Allí comenzó rodando con Keanu Reeves (Knock Knock y Exposed) y Robert De Niro (Hands of Stone). Su primera gran oportunidad llegó en 2017 con Blade Runner 2049, la secuela del mítico filme que Ridley Scott dirigió en los años 80.

Este mes de noviembre llegará a los cines Knives Out, un thriller dirigido por Rian Johnson (Star Wars: The Last Jedi) en el que comparte protagonismo con Chris Evans (Capitán América) y Daniel Craig (James Bond). Pero será en 2020 cuando Ana de Armas rompa en todo el planeta con una sucesión de estrenos que ya quisieran para sí muchas actrices consagradas: Wasp Network, que ha dirigido el prestigioso realizador francés Olivier Assayas y en el que comparte planos con Penélope Cruz; Blonde, una producción de Netflix en la que encarna a Marilyn Monroe; interviene en No Time to Die, que será el título definitivo de la nueva película del Agente 007 con licencia para matar, y ya está negociando su participación en Deep Water, el filme con el que regresa al cine Adrian Lyne, el director de Flashdance, Nueve semanas y media y Atracción fatal.

 

 

 

 

¡Suscríbete!
Recibe nuestra Newsletter

La revista premium para gente como tú